Prevención del riesgo eléctrico

Imagen operarios trabajando en una subestación

Es difícil imaginar alguna actividad sin la intervención directa o indirecta de la energía eléctrica. La electricidad es progreso y bienestar, pero si se carece de los conocimientos y medios para su manipulación, puede suponer un importante riesgo para la seguridad de las personas. ¿Cómo debemos actuar frente al riesgo eléctrico?

Lo primero que debes tener presente es que no se deben realizar trabajos en instalaciones eléctricas de ningún tipo si no se dispone de la formación y autorización necesarias para ello por el grave riesgo que supone. Se deben conocer y respetar siempre las cinco reglas de oro para la prevención del riesgo eléctrico que establece el Real Decreto 614/2001.

Las cinco reglas de oro

Cinco reglas a cumplir siempre, para la prevención de trabajos sin tensión: Desconectar, prevenir cualquier posible realimentación, verificar la ausencia de tensión, poner a tierra y en cortocircuito, señalar y delimitar la zona de trabajo.

Protégete frente al riesgo eléctrico

Aquí puedes acceder a consejos de seguridad para prevenir el riesgo eléctrico en los diferentes tipos de instalaciones (hogar, líneas eléctricas aéreas…) así como los equipos de protección imprescindibles en el trabajo eléctrico.

Equipos de Protección individual (EPIs)

Los equipos de protección individual se utilizan para proteger a los trabajadores cuando los riesgos no se puedan evitar o limitar suficientemente por medios técnicos de protección colectiva o mediante medidas, métodos o procedimientos de organización del trabajo. Existen diversos EPI que protegen a las personas de accidentes en los trabajos de riesgo más habituales en el sector eléctrico. También elementos cuyo uso es habitual con el mismo fin como: alfombras y banquetas aislantes, pértigas y herramientas aisladas, comprobadores de tensión, señalización, etc…